Valencia 682 553 978Madrid 626 689 933

Los cuatro pilares de la educación (Jacques Delors)

Los 4 pilares de la educación (Delors)
21/11/2019 EDUVAP SL
Actividades Extraescolares Niños
Actividades Extraescolares Niños

Los cuatro pilares de la educación

Introducción

Para los psicólogos y pedagogos que nos lean, hablar de los cuatro pilares de la educación es volver al primer curso de universidad, donde esta lección se estudia como si de la Biblia se tratara.

Fundamentada por el político francés Jacques Delors, la teoría de los cuatro pilares de la educación propone una estructura basada en una serie de principios a partir de los cuales podemos educar y ser educados.

Delors defiende que los cuatro pilares tienen igual importancia entre ellos, y solo seremos perfectamente educados si completamos los cuatro pilares. si bien es cierto que, lo más corriente, es estar más avanzados en algunos de ellos, según la personalidad, la edad y la madurez de los sujetos.

1. Aprender a conocer

Generalmente vinculada erróneamente a cuando somos más pequeños. El primero de los cuatro pilares es aprender a conocer. Como se suele decir, el conocer no ocupa lugar. Tanto puede conocer un niño de 8 años como una anciana de 72. Delors hace hincapié en la capacidad de los niños para absorber todo aquello que perciben, pero recuerda que durante todas las etapas vitales de una persona, el conocimiento es activo y se da hasta el mismo día que morimos. Las formas de conocer son innumerables: podemos aprender a conocer a través de los sentidos, de la inteligencia, de la memoria…

2. Aprender a hacer

Aprender a hacer es llevar a la práctica lo que hemos aprendido mientras aprendíamos a conocer, valga la redundancia. Es otras palabras, probar a hacer por nuestra cuenta aquello que previamente hemos conocido. Jacques Delors recuerda que este es un proceso largo. Por ejemplo, nadie aprende a tocar el piano en una sola tarde, ni nadie cocina maravillosamente bien en un solo día. Aprender a hacer lleva tiempo, fallar muchas veces y acertar otras tantas. Aprendiendo a hacer cogeremos la destreza necesaria para afrontar situaciones y resolver problemas.

3. Aprender a convivir

Engloba nuestro comportamiento como miembros de la sociedad. La forma en la que nos relacionamos con amigos, familia, desconocidos… Aprender a convivir recoge la parte social de la educación. Algunas personas que tienen muy desarrollado esta faceta, poseen un índice más bajo en otros pilares. Y viceversa, hay personas que con un conocimiento mayúsculo, luego tienen problemas sociales a la hora de convivir. Las relacionas humanas e interpersonales son gran parte de la vida, y las utilizamos continuamente: cuando compramos en el supermercado, cuando pagamos un parking, cuando entramos en clase…

4. Aprender a ser

Probablemente el pilar más difícil de aprender: aprender a ser. Pensemos ejemplos: ser buen hijo, ser buen tenista, ser feliz… Ser es sinónimo de permanencia, y pocas cosas son permanentes. Es por ello, que el estado permanente del ser es casi una antítesis, aunque no por ello debemos dejar de perseguir ese estado, intentando que en la mayoría de ocasiones sea permanente. Pongamos algunos ejemplos más: ser buen estudiante, ser buen amigo, ser buena persona.

Dónde y cuándo aprendemos cada pilar

Aunque cada pilar es más factible de ser aprendido en un lugar, lo cierto es que podemos poner en práctica los cuatro pilares en casi todas las situaciones vitales. En clase, por poner un ejemplo: aprendemos a conocer la materia (las matemáticas, por poner un caso), aprendemos a hacer (los problemas), aprendemos a convivir (con nuestros compañeros y profesores) y aprendemos a ser (mejores estudiantes).

En cuanto al cuándo, por suerte no hay una etapa o fase vital establecida. Durante todas ellas se pueden aprender y poner en práctica los cuatro pilares de la educación, siendo más potenciados por el individuo unos pilares que otros dependiendo de la etapa en la que se encuentre.

Consejo eduvap

Aconsejamos no dejar de aprender: aprender a conocer, a hacer, a convivir y a ser. Ponlo en práctica durante tu día de hoy. Al acabar el día piensa si has puesto en práctica los cuatro pilares de la educación.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos otro sobre la eterna pregunta: ¿Estudiar o Viajar?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 + 8 =

Abrir chat